abcplaguicidas.croplifela.org

Los plaguicidas contribuyen a la prevención de enfermedades infecciosas y a la salud pública

S. Eliza Halcomb, MD, FACMT
Responsable de Ciencias Médicas y Divulgación
Bayer U.S. Crop Science

Por S. Eliza Dunn (Halcomb), MD, FACMT

El mayor logro de salud pública del siglo XX es un aumento de 30 años en la esperanza de vida. Nunca antes la población humana había alcanzado tal hito. Varias intervenciones sencillas contribuyeron significativamente a este avance sin precedentes: la introducción de las vacunas, antibióticos, saneamiento del agua y, sorprendentemente, los plaguicidas. Si bien a los tres primeros se les atribuye con frecuencia el mérito de revolucionar la prevención y el manejo de enfermedades infecciosas, la contribución de los plaguicidas a menudo se pasa por alto. Los plaguicidas no solo previenen la transmisión de enfermedades transmitidas por vectores a las personas, sino que también mejoran significativamente la seguridad alimentaria al prevenir las enfermedades transmitidas por insectos en las plantas y la pérdida de cultivos debido a las infestaciones de malezas. El consenso científico contundente es que todas estas intervenciones han disminuido las enfermedades y muertes en todo el mundo. Desafortunadamente, recientes afirmaciones anticientíficas y sensacionalistas están revirtiendo esta tendencia positiva. Por primera vez en décadas, estamos asistiendo a un retroceso debido al desmantelamiento sistemático de estos avances en salud pública.

Los plaguicidas no solo previenen la transmisión de enfermedades transmitidas por vectores a las personas, sino que también mejoran significativamente la seguridad alimentaria al prevenir las enfermedades transmitidas por insectos en las plantas y la pérdida de cultivos debido a las infestaciones de malezas.

AMENAZAS PARA LA SALUD TRANSMITIDAS POR INSECTOS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades transmitidas por insectos son responsables de más de 700.000 muertes anuales en todo el mundo. La malaria infecta a más de 219 millones de personas cada año y, con el calentamiento global, han surgido nuevas enfermedades propagadas por el mosquito invasivo Aedes en áreas que antes estaban protegidas por climas más fríos. Por ejemplo, antes del brote de COVID-19, Pakistan, informó que sus hospitales estaban invadidos por un brote de dengue. El dengue puede convertirse en una fiebre hemorrágica similar al Ébola.  El mosquito Aedes también transmite enfermedades virales como la fiebre amarilla, el Zika, el Nilo Occidental y muchas otras enfermedades potencialmente mortales sin cura.

Este año, África, Oriente Medio y Asia del Sur se enfrentan a una crisis alimentaria debido a un brote de otro tipo: la langosta del desierto. Esta langosta es una plaga de los cultivos voraz que puede viajar en enjambre hasta 150 kilómetros comiendo todo lo que encuentra a su paso. Durante las plagas, los enjambres pueden cubrir un área enorme de 29 millones de kilómetros cuadrados en hasta 60 países. Esto es más del 20 por ciento de la superficie terrestre total del mundo. Los brotes pueden dañar el sustento de hasta el 10 por ciento de la población mundial. Se estima que 42 millones de personas padecen inseguridad alimentaria aguda debido al brote de este año, que se ha visto eclipsado en gran medida por la pandemia de COVID-19. Los plaguicidas son herramientas críticas para controlar las langostas en todo el mundo, aumentando así la seguridad alimentaria.

Estas preocupaciones pueden parecer lejanas, pero más cerca de casa existe una gran necesidad de control de plagas, ya que han surgido brotes recientes de enfermedades transmitidas por insectos en los Estados Unidos. Las plagas como las pulgas y los piojos transmiten enfermedades bacterianas como el tifus y la fiebre de las trincheras. Estas enfermedades eran comunes en la Edad Media y han tenido un resurgimiento reciente. Informes de noticias alarmantes de Los Angeles y Denver  describen brotes de ambas enfermedades, que a menudo requieren hospitalización y ciclos prolongados de antibióticos. La plaga, que mató a un tercio de la población europea en la década de 1300, también es transmitida por pulgas y es endémica del suroeste de Estados Unidos.

Contrariamente a las afirmaciones poco científicas y sensacionalistas de la prensa, los plaguicidas, como las vacunas, los antibióticos y el saneamiento del agua, son herramientas vitales que nos han brindado una mejor calidad de vida, seguridad alimentaria y un aumento sin precedentes en la esperanza de vida.

PRUEBAS Y SEGURIDAD DE LOS PLAGUICIDAS

El público se ha preocupado por los plaguicidas debido a informes sensacionalistas en los medios de comunicación que afirman que existen riesgos para la salud asociados a su exposición. Afortunadamente, las agencias reguladoras de todo el mundo tienen requisitos estrictos que rigen la seguridad. Las empresas están obligadas por ley a llevar a cabo una serie de pruebas de toxicología antes de introducir un producto químico en el mercado. Es por eso que el desarrollo de un nuevo plaguicida tarda un promedio de 10 años y cuesta cerca de US$ 250 millones.

Los estudios de plaguicidas son diseñados por agencias reguladoras y auditados regularmente. Cualquier efecto adverso es reportado por las empresas a las agencias. Estos estudios se llevan a cabo bajo el marco de “Buenas Prácticas de Laboratorio”, lo que significa que cada prueba está validada y es reproducible. Los estudios evalúan todo, desde los impactos al ambiente hasta aquellos a la salud humana y animal de la exposición y son críticos para establecer límites de exposición que son órdenes de magnitud más bajos que cualquier nivel asociado a la toxicidad. Además, las agencias reguladoras hacen cumplir estrictamente los límites de residuos de plaguicidas (también conocidos como «tolerancias») en los cultivos a través de esquemas como el Programa de Datos de Plaguicidas de EE. UU. Estos límites son miles de veces más bajos que cualquier nivel asociado con la toxicidad, por lo que, por definición, los residuos de plaguicidas no son tóxicos. Estas exposiciones no tienen riesgos asociados para la salud y, lo que es más importante, el uso de pesticidas en los cultivos confiere importantes beneficios!

Si bien esto puede parecer confuso para las personas, es importante comprender que los plaguicidas protegen a los cultivos de enfermedades transmitidas por insectos y de malezas tóxicas. Por ejemplo, cuando los insectos comen los cultivos, a menudo llevan esporas de hongos en sus capas externas. Estos hongos pueden causar infecciones y, a menudo, liberan potentes carcinógenos humanos como las aflatoxinas. Para prevenir este tipo de contaminación se utilizan insecticidas y fungicidas. Los herbicidas se utilizan para evitar que los cultivos se contaminen con malezas tóxicas. De hecho, el año pasado hubo un gran retiro de judías verdes francesas porque estaban contaminadas con Datura stramonium. Cuando las personas consumen esta planta, desarrollan un delirio agitado con alucinaciones vívidas y pueden morir de un golpe de calor. Por lo tanto, es fundamental asegurarse de que estas malezas no contaminen el suministro de alimentos.

En conclusión, para la agricultura, los plaguicidas son similares a los medicamentos para los cultivos, ya que previenen las enfermedades transmitidas por insectos y tratan las infestaciones de malezas que pueden afectar negativamente a los consumidores. Desde la perspectiva de salud pública, los plaguicidas previenen las epidemias desenfrenadas de la Edad Media, como la peste y el tifus. Al contrario de las afirmaciones poco científicas y sensacionalistas de la prensa, los plaguicidas, como las vacunas, los antibióticos y el saneamiento del agua, son herramientas vitales que nos han brindado una mejor calidad de vida, seguridad alimentaria y un aumento sin precedentes en la esperanza de vida. En última instancia, los plaguicidas son fundamentales para la salud pública.

Eliza Dunn(Halcomb), MD, FACMT, es líder de asuntos médicos en Bayer U.S. Crop Science en Chesterfield, Missouri, USA.

FUENTE: Pesticidefacts.org